El primer jugador extranjero de Osasuna vino del frío y se llamaba Michael Pedersen

Sociedad Civil Navarra
cromo

Con su pelo rubio y sus 1,85 metros de estatura, un joven jugador de fútbol de la Primera división danesa, Michael Pedersen, marcó un hito en la historia de Osasuna en 1986 al convertirse en el primer jugador extranjero que fichaba el club rojillo.

Los informes de los técnicos de la época sobre aquel espigado delantero centro de 22 años que jugaba en el Ejberg danés y que había llegado a marcar 17 goles en la Liga danesa convencieron al entonces presidente de Osasuna, Fermín Ezcurra, para incorporar a Pedersen al equipo navarro con una ficha anual de 17 millones de pesetas.

El objetivo no era otro que mantener la categoría, ya que el Osasuna de Ivan Brzic ocupaba la penúltima posición y Osasuna necesitaba goles como agua de mayo… pero en enero: 11 goles había sido todo el bagaje de los Echeverría, Orejuela, Ibáñez, etc. en aquel arranque de Liga del año 1986 y el equipo necesitaba un revulsivo.

Así que los Reyes Magos de Osasuna ficharon después de Navidad a Michael Pedersen, pero el jugador que vino del frío no cumplió las expectativas -marcó sólo un gol en 18 partidos de Liga- y abandonó Pamplona en el verano de 1987 para regresar a su equipo de toda la vida en la fría Dinamarca.

Volver a Ciudadano curioso

Uso de cookies

Sí, acepto usar cookies para poder disfrutar de la mejor experiencia posible en la Web. En esta web hacemos uso de cookies para que funcione todo correctamente. La legislación europea nos obliga a pedirte consentimiento para usarlas. Por favor, acepta el uso de cookies y permite que la web cargue como cualquier otra web de Internet. Al usar nuestra página web aceptas nuestra Política de Privacidad. ACEPTAR